VISITA AQUI LA WEB DE BRUJULA METROPOLITANA DA CLICK AQUI

VISITA  AQUI LA WEB DE BRUJULA METROPOLITANA DA CLICK AQUI
CLICK AQUI PARA VISITAR LA WEB DE BRUJULA ENCONTRARAS: REVISTAS, ARTICULOS, AUDIOS Y VIDEOS DE LAS CONFERENCIAS DEL CIRCULO

sábado, 18 de octubre de 2014

El dormitorio más triste y solo de #Ayotzinapa. Bernardo espera a sus compañeros todos los dias; "Solo quiero que aparezcan"

 

AYOTZINAPA, Gro. (apro).- Todos los días a Bernardo le insisten para que se mude de dormitorio, pero él no escucha. Cuando en esta escuela-internado cae la noche él extiende su cobija roja sobre unos cartones y se acuesta en soledad, rodeado de ausentes, añorante de este cuarto lleno de amigos: Eran ocho y se disputaban cada centímetro del piso, jugaban a hacerse los descuidados y pisarse los pies.

Sus compañeros Julio César, Jonás, Cristian Alfonso, Israel Jacinto, Eduardo y Miguel Ángel no están aquí, sólo están sus pertenencias, sólo están sus retratos exhibidos entre los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que fueron desaparecidos el 26 de septiembre, cuando a los policías de Iguala se les metió el diablo en la piel y se exhibieron como criminales al servicio del narcotráfico.

“Yo soy el único aquí. Uno se fue a su casa, su mamá vino por sus cosas, los otros seis están desaparecidos”, dice Bernardo, delgadito, larguirucho, amable. A su alrededor, recargados sobre las paredes pelonas, están los maletines, la ropa, los zapatos y recuerdos que cuida hasta que regresen sus dueños.

Al cuarto día de que sus compañeros no volvían, Bernardo se dio a la tarea de acomodar el lugar. Dobló y apiló los cartones que sirven de cama, hizo lo mismo con los sarapes y cobijas de colores.
Acomodó en un rincón los tenis rotos, todos de tela, ninguno de marca; los huaraches en forma de equis que llevan los campesinos; los zapatos formales comprados con sacrificios por los futuros maestros. Todo está rociado con moronas de pintura blanca que saltan del techo carcomido por la humedad y que hace pensar que las pertenencias son de algún maistro-pintor.
Un costal blanco, como los que contienen semillas está erguido contra la pared atiborrado de ropa. Este tiene el rótulo de “Correos de México”.

“Esta era la maleta de Eduardo”, explica este joven nahuatlaca cuidador de recuerdos. Encima del costal-maleta está recargada una chamarra vieja, herencia de alguna generación anterior de esta normal rural que tapaba a su dueño del frío.

Afuera de un maletín deportivo asoma el vaso de plástico con el cepillo de dientes y la pasta que usaba Julio César. Al fondo una placa metálica que lleva su nombre: “Julio César López Patolzi”.

Entre la ropa sobresale la primera hoja de su cuaderno a rayas, donde con lápiz y letra fina Julio César escribió el primer día de clases:Pues yo ingresé a esta Normal con el simple echo que mis padres son de escasos recursos campesinos y mis habilidades es ser responsable también en la academia, trato de poner mucha atención a los maestros para poder sobre salir adelante”.
Más allá, se ve un vaso de plástico que lleva adentro una cuchara, un cuchillo, un tenedor, porque hasta eso tenían que traer los estudiantes de casa. Una bolsa de detergente Foca. Un folder con los certificados de estudio de José Eduardo Bartolo Tlatempa, indígena, como dejan ver sus apellidos; indígena como la mayoría de los alumnos de esta escuela donde el requisito para entrar es no tener dinero, pero tener ganas de ir a contracorriente del destino de los pobres hasta alcanzar ser alguien.

“Yo mismo acomodé esta semana. Cuando salieron a la actividad no les dio tiempo de arreglar, yo mismo me puse a arreglar”, explica Bernardo tenso pero sonriente. Un par de escobas permanecen de pie en un rincón.

Con el brazo señala que junto a la pared más cercana a la puerta de bordes roídos dormían cuatro: Julio César, Cristian Alfonso, Cristian (“ése está en su casa; su mamá se llevó sus cosas”), y allá Jonás. 

Durante los primeros días de clases en el cuarto que llaman Sección G dormía también El Chilango, Julio César Mondragón, el joven mexiquense desaparecido con los demás el día 26, y quien tres días después fue encontrado en Iguala asesinado: el torso lleno de moretones y desollado: sin ojos, sin piel, sin cara. Llevaba la misma playera roja con la que se presentó el primer día de clases, la misma que circula en Internet donde se le ve cargando a su bebé recién nacida, y acurrucado junto a su esposa.
“El Chilango se cambió de aquí porque éramos varios y no había cupo –dice–. A veces se tiraba a un lado de mí, luego se pasó al lado (al otro cuarto), estuvo un tiempo, luego que iba a buscar dónde dormir, le dije que si no (encontraba) regresaba y se pasó a la panadería”.
Quien diga que en las normales rurales donde se forman los maestros más pobres de México viven entre lujos debería asomarse a este cuarto con el rótulo número 4; sección G, como le dicen ellos. Encontrará que la puerta no sella, el aire se mete siempre por el techo. Los muebles son tres cajas clavadas en las paredes a manera de casillero: un huacal de madera, las otras dos de plástico.

Las paredes están acicaladas de pintura blanca que la humedad carcome. No hay adornos. No dio tiempo de colocar ninguno. Sólo queda un letrero a lápiz que alguien dejó en el que se lee: 2 de octubre. Los jóvenes viajaron a Iguala (a poco más de una hora de camino) era recabar fondos (“botear”) para acudir a la manifestación anual por la masacre estudiantil de Tlatelolco en el Distrito Federal y traer para ese fin tres camiones de pasajeros. (En el patio de la escuela una treintena de autobuses con líneas comerciales están estacionados, sus choferes esperan que los releven.)
Como Bernardo estaba inscrito en el Club Banda de Guerra y se quedó limpiando los instrumentos, no acudió a Iguala como el resto de los alumnos de primer año, los llamados pelones, pues por tradición escolar son rapados todos los alumnos de recién de ingreso a esta Normal. Bernardo también está pelado, los cabellos que crecen se sostienen de pie como si fueran de cepillo.
“Yo me quedé a esperar a los compañeros en la puerta. Los esperé. Vi que no llegaban”, dice ahora sentado sobre el piso, junto al arrumbadero de zapatos.
Esa noche en la Normal se recibió la noticia de que a los pelones los habían reprimido, la policía los había rodeado y detenido. La información fluyó como gotera, había un herido, no, ya estaba muerto, y el muerto era un pelón.
La incertidumbre se paseó entre todos dejando la pregunta de quién sería.

“Les marcábamos a todos. Sólo le entró la llamada a Israel Jacinto, dijo que estaban dentro del autobús, que los tenían rodeados policías, que tenían gas lacrimógeno. Le dijimos que rompiera los vidrios no se vayan a ahogar. Pidió que lo fuéramos a traer, le dijimos que ya había salido una Urban por ellos. (La llamada) duró cinco minutos, se escuchaban gritando los demás, también él. Se escuchaban los ruidos de las patrullas. Hasta que se colgó”.

Hasta después supo que todos los pasajeros del autobús de Israel Jacinto fueron obligados a subir a patrullas de la policía municipal. Todos fueron desaparecidos.
Esa noche Bernardo intentó ir a rescatar a sus compañeros, pero no alcanzó cupo en las camionetas que salieron con refuerzos (algunos de los estudiantes que acudieron al rescate tampoco regresaron, quedaron muertos, otros siguen hospitalizados).

Pasó la noche en vela con todos, resguardando la escuela; a él le tocó cuidar por los corrales. Entre todos checaban por feiz e internet las noticias, el muerto ya no era uno, eran dos, luego tres. Tres de la Normal, pero otros tres que no eran normalistas pero fueron confundidos con ellos.

Empezaron a pasar las imágenes, yo no sabía nada, pero dijeron que a un chavo le hicieron bien feo, le quitaron el rostro. Ahí reconocí a El Chilango porque usaba la playera del primer día de clases. La última vez que lo vieron fue cuando los subieron a las patrullas”. Lo dice como si nada, el miedo se asoma en la mirada.

Saca su celular y muestra el video que le tomaron el 21 de agosto, día de su cumpleaños. Se ve que a Bernardo lo agarran por sorpresa y lo tiraron a un pozo con agua. Mira con cariño la escena y dice: “Ahí está El Chilango, es el último que llega (y sí, se ve un muchacho menos flaco que el resto, que ayuda al resto a tirarlo al río); el que lo grabó desde arriba es Miguel Ángel”.

Ya no tiene la fotografía del 8 de agosto cuando los mayores los ‘pelaron’ con rasuradora, se quedó en un celular que le robaron. Pero sí tiene los recuerdos, y de esos echa mano.
“Íbamos a escoger a El Chilango como jefe de grupo, él sí quería pero como es de México a lo mejor lo iban a tratar mal, por eso quiso quedarse de apoyo. Casi no le gustaba echar relajo, era serio, reservado. Lo íbamos a elegir porque le gustaba participar en las clases. Él estuvo en Tenería, le preguntamos pero no nos quiso decir, creo que lo expulsaron. Fue a hacer pruebas en Tiripetío, Michoacán, no dijo por qué lo expulsaron, y vino aquí”.

Bernardo apenas regresa de tres días de descanso en El Durazno, su pueblo, ubicado en el municipio de Tixtla de donde eran oriundos cuatro de sus colegas y que es zona de nahuatlacas.

En casa su mamá le pidió que abandonara la Normal, que ya no regresara, a lo que él le contestó: “ahí me quiero quedar para saber de mis compañeros”. Además, sigue con la idea de ser maestro.
–¿Por qué quieres ser maestro?
–Diría mi compañero Chilango… todavía recuerdo sus palabras –y sonríe, cómplice–: ‘para compartirle mis ideas a los niños’.
–¿Cómo cuáles ideas?
Ya no responde. Se tapa el rostro, se queda pasmado. La tristeza le corta el habla y llora silencioso, no con el estruendo de los que vienen de la ciudad, llora como campesino. Parece un niño arrinconado. Y cómo no si el dolor es gigante para este joven, apenas pasada la  mayoría de edad, que pretende ser un adulto, que carga sobre sus cuerpo flaco el pesado recuerdo de siete amigos y como una patada en el alma el descubrimiento de la raíz de este país podrido.
“Sólo quiero que aparezcan”, se enjuga las lágrimas.

Cuando se repone, como encarrerado comienza a desgranar recuerdos, como si tuviera urgencia de hablar de todos, de nombrarlos, de recordarlos para traerlos de vuelta.

“Era muy unida la sección. Éramos muy unidos. Nunca nos separábamos cuando salíamos a trabajar al módulo o comprar cosas nos cooperábamos. Si salía actividad íbamos juntos. Yo llegaba primero, yo nunca entraba, no abría la puerta, los esperaba afuera a que llegaran todos y nos fuéramos al comedor todos juntos”.

Vuelve la sonrisa cuando aparece en el cuarto a Eduardo, ‘Boby’, a quien le gustaba bailar breidans, ponía una canción y comenzaba a articular patadas. A Cristian Alfonso gustoso de estudiar danza desde niño. A Israel fingiéndose el descuidado en las noches, pues cada vez que se levantaba por algo, pisaba los pies de quienes estaban acostados; sus víctimas lo regañaban, los demás se reían. Jonás haciendo relajo como aquella vez que se quedó dormido de pie en clase e hizo carcajear a todos. “Era bien de la costa, no podía pronunciar el 128 y decía ‘Baisa’”.

Habla también sobre su rutina escolar, sobre las actividades ‘de lucha’ que tenían, la ordeña, de sacar diesel, de botear, hasta que se atora: “El 26 entramos a las nueve cuarenta, ya no me acuerdo a qué materia fuimos. Tenía el horario pero anda desaparecido el que lo tenía. Se lo iba a pedir”.

Sabe que sus otros compañeros de primero están preocupados por él, pues el G es el único cuarto donde quedó uno solo –en otros cuando menos quedaron dos o tres. Cuando lo invitan a mudarse de sección él les dice lo que ahora repite: “que no, que estoy bien, que aquí quiero estar con ellos”.
Alguna noche ha soñado que están juntos en el convivio que tenían planeado para ese fin de semana.
Un estudiante se mudó por unos días a su sección para acompañarlo y a veces lo regañaba con unno te agüites, cabrón, van a aparecer, piensa positivo’. Un día de plano se pusieron a orar más o menos con estas palabras que Bernardo repite: “Que el señor los proteja a cada uno de nuestra sección, que les de fuerza, les cuide y los traiga bien, acá van a regresar y acá vamos a estar esperándolos”.
Pasado el llanto, lustrados los recuerdos, revisitados los amigos, retomados los espacios vacíos, Bernardo se sincera: “Hay momentos que me quiero ir de ver a las familias, cómo están sus rostros, cómo están llorando, uno se desilusiona. Me siento triste y solo, me siento mal, soy el único que se quedó aquí. Yo siempre decía: ‘si salimos todos, volvemos todos’”.
Esa rutina de esperarlos en la puerta, de no entrar hasta que lleguen todos; esa promesa del ‘si salimos todos volvemos todos’ es lo que hacer que Bernardo cada tanto reacomode las pertenencias de sus amigos, barra el piso y cultive la esperanza del reencuentro hasta llegar la noche, cuando regresa al cuarto más solo y triste de Ayotzinapa, y tiende su cobija roja, y duerme siempre en vela para darles la bienvenida al momento en que reaparezcan.
“Estoy esperando a que lleguen –dice–. Por ese motivo no me he ido. Yo sé que si yo estaría desaparecido ellos harían lo mismo”.
















--------------------------------------

Enfrente estabanbamos cuandos muy unidos. Nunca nos separbieron a las patrullasitaron el rostro. Ah lo reconociitlanca caeado de ausentes. En la estaban Israel Jacinto, Eduardo, él y Miguel Ángel. Todos de recién ingreso.
Durante los primeros días de clases en el cuarto que llaman Sección G dormía también El Chilango, Julio César Mondragón, el joven mexiquense desaparecido con los demás el día 26, y quien tres días después fue encontrado en Iguala asesinado: el torso lleno de moretones y desollado: sin ojos, sin piel, sin cara. Llevaba la misma playera roja con la que se presentó el primer día de clases, la misma que circula en Internet donde se le ve cargando a su bebé recién nacida, y acurrucado junto a su esposa.
“El Chilango se cambió de aquí porque éramos varios y no había cupo –dice–. A veces se tiraba a un lado de mí, luego se pasó al lado (al otro cuarto), estuvo un tiempo, luego que iba a buscar dónde dormir, le dije que si no (encontraba) regresaba y se pasó a la panadería”.
Quien diga que en las normales rurales donde se forman los maestros más pobres de México viven entre lujos debería asomarse a este cuarto con el rótulo número 4; sección G, como le dicen ellos. Encontrará que la puerta no sella, el aire se mete siempre por el techo. Los muebles son tres cajas clavadas en las paredes a manera de casillero: un huacal de madera, las otras dos de plástico.
Las paredes están acicaladas de pintura blanca que la humedad carcome. No hay adornos. No dio tiempo de colocar ninguno. Sólo queda un letrero a lápiz que alguien dejó en el que se lee: 2 de octubre. Los jóvenes viajaron a Iguala (a poco más de una hora de camino) era recabar fondos (“botear”) para acudir a la manifestación anual por la masacre estudiantil de Tlatelolco en el Distrito Federal y traer para ese fin tres camiones de pasajeros. (En el patio de la escuela una treintena de autobuses con líneas comerciales están estacionados, sus choferes esperan que los releven.)
Como Bernardo estaba inscrito en el Club Banda de Guerra y se quedó limpiando los instrumentos, no acudió a Iguala como el resto de los alumnos de primer año, los llamados pelones, pues por tradición escolar son rapados todos los alumnos de recién de ingreso a esta Normal. Bernardo también está pelado, los cabellos que crecen se sostienen de pie como si fueran de cepillo.
“Yo me quedé a esperar a los compañeros en la puerta. Los esperé. Vi que no llegaban”, dice ahora sentado sobre el piso, junto al arrumbadero de zapatos.
Esa noche en la Normal se recibió la noticia de que a los pelones los habían reprimido, la policía los había rodeado y detenido. La información fluyó como gotera, había un herido, no, ya estaba muerto, y el muerto era un pelón.
La incertidumbre se paseó entre todos dejando la pregunta de quién sería.
“Les marcábamos a todos. Sólo le entró la llamada a Israel Jacinto, dijo que estaban dentro del autobús, que los tenían rodeados policías, que tenían gas lacrimógeno. Le dijimos que rompiera los vidrios no se vayan a ahogar. Pidió que lo fuéramos a traer, le dijimos que ya había salido una Urban por ellos. (La llamada) duró cinco minutos, se escuchaban gritando los demás, también él. Se escuchaban los ruidos de las patrullas. Hasta que se colgó”.
Hasta después supo que todos los pasajeros del autobús de Israel Jacinto fueron obligados a subir a patrullas de la policía municipal. Todos fueron desaparecidos.
Esa noche Bernardo intentó ir a rescatar a sus compañeros, pero no alcanzó cupo en las camionetas que salieron con refuerzos (algunos de los estudiantes que acudieron al rescate tampoco regresaron, quedaron muertos, otros siguen hospitalizados).
Pasó la noche en vela con todos, resguardando la escuela; a él le tocó cuidar por los corrales. Entre todos checaban por feiz e internet las noticias, el muerto ya no era uno, eran dos, luego tres. Tres de la Normal, pero otros tres que no eran normalistas pero fueron confundidos con ellos.
“Empezaron a pasar las imágenes, yo no sabía nada, pero dijeron que a un chavo le hicieron bien feo, le quitaron el rostro. Ahí reconocí a El Chilango porque usaba la playera del primer día de clases. La última vez que lo vieron fue cuando los subieron a las patrullas”. Lo dice como si nada, el miedo se asoma en la mirada.
Saca su celular y muestra el video que le tomaron el 21 de agosto, día de su cumpleaños. Se ve que a Bernardo lo agarran por sorpresa y lo tiraron a un pozo con agua. Mira con cariño la escena y dice: “Ahí está El Chilango, es el último que llega (y sí, se ve un muchacho menos flaco que el resto, que ayuda al resto a tirarlo al río); el que lo grabó desde arriba es Miguel Ángel”.
Ya no tiene la fotografía del 8 de agosto cuando los mayores los ‘pelaron’ con rasuradora, se quedó en un celular que le robaron. Pero sí tiene los recuerdos, y de esos echa mano.
“Íbamos a escoger a El Chilango como jefe de grupo, él sí quería pero como es de México a lo mejor lo iban a tratar mal, por eso quiso quedarse de apoyo. Casi no le gustaba echar relajo, era serio, reservado. Lo íbamos a elegir porque le gustaba participar en las clases. Él estuvo en Tenería, le preguntamos pero no nos quiso decir, creo que lo expulsaron. Fue a hacer pruebas en Tiripetío, Michoacán, no dijo por qué lo expulsaron, y vino aquí”.
Bernardo apenas regresa de tres días de descanso en El Durazno, su pueblo, ubicado en el municipio de Tixtla de donde eran oriundos cuatro de sus colegas y que es zona de nahuatlacas.
En casa su mamá le pidió que abandonara la Normal, que ya no regresara, a lo que él le contestó: “ahí me quiero quedar para saber de mis compañeros”. Además, sigue con la idea de ser maestro.
–¿Por qué quieres ser maestro?
–Diría mi compañero Chilango… todavía recuerdo sus palabras –y sonríe, cómplice–: ‘para compartirle mis ideas a los niños’.
–¿Cómo cuáles ideas?
Ya no responde. Se tapa el rostro, se queda pasmado. La tristeza le corta el habla y llora silencioso, no con el estruendo de los que vienen de la ciudad, llora como campesino. Parece un niño arrinconado. Y cómo no si el dolor es gigante para este joven, apenas pasada la  mayoría de edad, que pretende ser un adulto, que carga sobre sus cuerpo flaco el pesado recuerdo de siete amigos y como una patada en el alma el descubrimiento de la raíz de este país podrido.
“Sólo quiero que aparezcan”, se enjuga las lágrimas.
Cuando se repone, como encarrerado comienza a desgranar recuerdos, como si tuviera urgencia de hablar de todos, de nombrarlos, de recordarlos para traerlos de vuelta.
“Era muy unida la sección. Éramos muy unidos. Nunca nos separábamos cuando salíamos a trabajar al módulo o comprar cosas nos cooperábamos. Si salía actividad íbamos juntos. Yo llegaba primero, yo nunca entraba, no abría la puerta, los esperaba afuera a que llegaran todos y nos fuéramos al comedor todos juntos”.
Vuelve la sonrisa cuando aparece en el cuarto a Eduardo, ‘Boby’, a quien le gustaba bailar breidans, ponía una canción y comenzaba a articular patadas. A Cristian Alfonso gustoso de estudiar danza desde niño. A Israel fingiéndose el descuidado en las noches, pues cada vez que se levantaba por algo, pisaba los pies de quienes estaban acostados; sus víctimas lo regañaban, los demás se reían. Jonás haciendo relajo como aquella vez que se quedó dormido de pie en clase e hizo carcajear a todos. “Era bien de la costa, no podía pronunciar el 128 y decía ‘Baisa’”.
Habla también sobre su rutina escolar, sobre las actividades ‘de lucha’ que tenían, la ordeña, de sacar diesel, de botear, hasta que se atora: “El 26 entramos a las nueve cuarenta, ya no me acuerdo a qué materia fuimos. Tenía el horario pero anda desaparecido el que lo tenía. Se lo iba a pedir”.
Sabe que sus otros compañeros de primero están preocupados por él, pues el G es el único cuarto donde quedó uno solo –en otros cuando menos quedaron dos o tres. Cuando lo invitan a mudarse de sección él les dice lo que ahora repite: “que no, que estoy bien, que aquí quiero estar con ellos”.
Alguna noche ha soñado que están juntos en el convivio que tenían planeado para ese fin de semana.
Un estudiante se mudó por unos días a su sección para acompañarlo y a veces lo regañaba con un ‘no te agüites, cabrón, van a aparecer, piensa positivo’. Un día de plano se pusieron a orar más o menos con estas palabras que Bernardo repite: “Que el señor los proteja a cada uno de nuestra sección, que les de fuerza, les cuide y los traiga bien, acá van a regresar y acá vamos a estar esperándolos”.
Pasado el llanto, lustrados los recuerdos, revisitados los amigos, retomados los espacios vacíos, Bernardo se sincera: “Hay momentos que me quiero ir de ver a las familias, cómo están sus rostros, cómo están llorando, uno se desilusiona. Me siento triste y solo, me siento mal, soy el único que se quedó aquí. Yo siempre decía: ‘si salimos todos, volvemos todos’”.
Esa rutina de esperarlos en la puerta, de no entrar hasta que lleguen todos; esa promesa del ‘si salimos todos volvemos todos’ es lo que hacer que Bernardo cada tanto reacomode las pertenencias de sus amigos, barra el piso y cultive la esperanza del reencuentro hasta llegar la noche, cuando regresa al cuarto más solo y triste de Ayotzinapa, y tiende su cobija roja, y duerme siempre en vela para darles la bienvenida al momento en que reaparezcan.
“Estoy esperando a que lleguen –dice–. Por ese motivo no me he ido. Yo sé que si yo estaría desaparecido ellos harían lo mismo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante, Nos interesa conocer tu punto de vista para retroalimentarnos y así aprender juntos. DEJANOS UN COMENTARIO PORFAVOR

Se ha producido un error en este gadget.

Compartelo

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PROGRAMACION 2017: MIERCOLES DE REFLEXION Y ANALISIS 19hrs

TE ESPERAMOS EN BRUJULA METROPOLITANA. PROXIMAS SESIONES de todos los MIERCOLES 2017 a las 19hrs:
¡FELIZ 2017! QUE TENGAMOS MUCHAS VICTORIAS
Dichos de AGOSTO:
“En agosto ni en enero no tomes el sol sin sombrero”.
“Quien en agosto ara, su riqueza prepara”.
“Primer día de agosto, primer día de invierno”.
“Ni en agosto caminar, ni en diciembre navegar”.

AGOSTO
16 Agosto "La Democracia empieza en #MORENA" Manuel Garcia Estrada del colectivo ciudadano el Hijo del Rayo CCC*
9 Agosto19rs ¿Quién se está enriqueciendo con el Petróleo Mexicano? ¿cómo te perjudica? Nuevos yacimientos entregados a la oligarquia Arq Mario Galicia CNEE
2 Agosto "Sobre la Nueva Ruta de la Seda"(OBOR) ¿Hacia donde va la economía mundial? China, y el mundo con Fabiola E Rodríguez Guzmán Centro de Estudios de Economía Física A.C. Movimiento Internacional de Lyndon L
26 Jul "En defensa de la Constitución de CDMX", Trampas de ALDF y acciones por la defensa, abogado Jaime López Vela
19 Jul
Libro: "LAS RAÍCES DEL MOVIMIENTO REGENERACIÓN NACIONAL;" Antecedentes, consolidación partidaria y definición ideológica de Morena con el autor Mtro Héctor Alejandro Quintanar, FCPyS-UNAM
12 Jul "Problematica actual de la Seguridad Social para pensionados del ISSSTE" política, jurídica y social: pensiones, bones, UMA entre otros con Mtro en derecho Edel Jorge Genchi.
5 Jul Libro: "Villa, Zapata y los otros" Relatos no Oficiales de la #Revolución de Gloria Fuentes S. y Rubén G. Oropeza
28 Jun Libro: Novela Histórica "El pacto de Xochimilco o la Alianza Fallida” #Revolución Mexicana Villa y Zapata, de Miguel Ángel Sànchez Velasco
21 Jun "Desaparición y Muerte de MIGRANTES en su paso por México: Historias NO contadas" Dr Omar García Sandoval antropólogo. Dr en Ciencias de la Educación, familiar de desaparecido hondureño quien vino en su búsqueda a México
14 Jun "Hacia una ASAMBLEA de RESISTENCIAS de México con el mundo: Nueva propuesta política del #FSM" con Dr Leo Gabriel
Antropólogo austriaco del Comite Internacional de Foro Social Mundial
7 Junio "A 1 año #Nochixtlan en Reclamo de Justicia" con compañeros del Comité de Victimas
31mayo "ELECCIONES EDOMEX: CONSENSO SOCIAL HACIA LA TRANSICIÓN" con el periodista FRANCISCO ESTRADA CORREA Abogado, historiador y analista político
24 Mayo:"Periodistas:¡No más impunidad! con José Reveles, periodista especializado en reportaje de investigación, colaborador de Proceso, Contralinea y otros
17 Mayo Importancia de la Biodiversidad en la construcción social. "GALÁPAGOS: PRINCIPIOS DE UN EJEMPLO DE TESORO NATURAL"José Antonio Guerrero García Prof. Normalista especialista en formación docente y ciencias, compartiendo su larga estancia e investigación con imágenes y reflexiones
13mayo Ciclo "Constituyentes de 1917, vida y anécdotas" Cnel Gabriel Rojano, el amigo de Aquiles Serdán, con Urso A. Rojano.
3mayo Presentación del libro"SANTANA Y PEÑA NIETO EL DESPOJO DE UNA NACIÓN" Enrique Ávila Carrillo profesor especialista en historia ENSM; fundador de la CNTE, autor varios libros
26abril "LA GUERRA ELECTORAL EN LA DISPUTA POR MÉXICO". revisemos y difundamos las ultimas noticias
19 abril "LA FETICHIZACIÓN Y OTROS PELIGROS QUE CORRE LA IZQUIERDA" con el DR. LUTZ ALEXANDER KERFESTEIN, Filósofo, Catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro, vocalista de Dirty Woman.
12 ABRIL:¿Vas de vacaciones? Enterate: Mares, Costas y Patrimonio bajo abuso mercantil de politicos y transnacionales y cambio climàtico con Dr Antonio Benavides Rosales Antropólogo Mtro en Ciencias Dr en Estudios Mesoamericanos, especialista en preservación de Patrimonio Cultural UNAM-CINVESTAV-IPN-UADY
5 ABRIL: En el marco de la semana del APERTHEID ISRAELI -3 al 10 de abril- ¿Qué es el BDS? como actuar por la libertad, la justicia y la igualdad en Palestina? con Coordinadores del Movimiento BDS para América latina y México (Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel) con MAREN MANTOVANI Coord. Relaciones Internacionales de la campaña palestina Stop the Wall de la Coalición en Defensa de la Tierra en Palestina y Scria. del Comité de BDS
ANA ROSA MORENO BDS México
PEDRO CHARVEL y la presentación de la película Urgente por Palestina
29 de Marzo:¿Y qué sigue después del gasolinazo? presentación "Crisis y Protesta Social" con Dra Magdalena Galindo de FE-UNAM Antonio Vital
22 de Marzo: 79Aniv Expropiación Petrolera:¡La Resistencia Avanza, la privatización podría revertirse! Presentan Demanda de Nulidad de Contratos Ronda1, con Ing Walter Angel del Sistema Integral de Análisis Estratégico de la Energía en México (SIAEEM)e Ing Silvia Ramos Luna Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP)
15 de Marzo: Presentaciòn del libro: "MÈXICO EL ESPEJO DE UNA NACIÒN EN DECADENCIA" Dr. Daniel Ramos. Consultor e Investigador autor de libros sobre neoliberalismo
8 de Marzo Dìa Internacional de la Mujer: "ESTEREOTIPOS DE UNA PROFESION: ENFERMERAS EN LA REVOLUCIÓN MEXICANA"
El papel de la mujer mexicana en la construcción de nuestra historia con Etno-historiadora Norma Paez, IIEA Lou Andreas Salomè
1o Marzo: "FEBRERO REBELDE" Última sesión del ciclo de cine-debate con diplomaticos de la Embajada de Venezuela a 5 años de la partida del Cmdte Hugo Chávez y solidarizandonos con la movilización mundial por Venezuela los días 1o,2 y 3 marzo ante los ataques del gobierno de EUA
22 FEBRERO: "TRUMP: LA DIMENSIÓN RELIGIOSA EN EL PODER" Claves importantes para entender sus políticas con DR. ELIO MASFERRER KAN Antropólogo experto en religiones y etnias.
15 FEBRERO:
"FEBRERO REBELDE" Ciclo de Cine-Debate 2a sesión, con funcionarios de la Embajada de Venezuela
7 FEBRERO:
Celebración "CENTENARIO DE LA CONSTITUCIÓN POLITICA DE MEXICO 1917-2017" Conferencia "100 años de Constitución Social" con Dr. Manuel Fuentes Muñiz y Lic Oscar Alzaga ANAD.AC, abogados democráticos
3 FEBRERO: Celebración "CENTENARIO DE LA CONSTITUCIÓN POLITICA DE MEXICO 1917-2017" 16:00 Cuenta Cuentos y taller de Grabado, temas Constitución, Profa Ma Elena Cano y artista plástico Ocaranza, 17:00hrs, Conferencia: "Constitución de 1917 y el constituyente Dionisio Zavala A" abogado Héctor D. Zavala Soto; Presencia de Tixtla Guerrero: Exposicion plástica "Arte en Piel" artista Horacio Lara Moreno, Música: son de Tarima "Grupo Tlacolol", Muestra artesanal: Mario Josue Flores Patolzin y Mezcal 100%Tixtla: Jorge Nava Orozco
1ro FEBRERO:
"FEBRERO REBELDE" Ciclo de Cine-Debate
iniciamos con la Excma. Embajadora de Venezuela María Lourdes Urbaneja Durant pelicula: 4F
25 ENERO:
"MOVILIZACIONES SOCIALES ANTE LA CRISIS NEOLIBERAL,FORMAS DE ORGANIZACIÓN Y ALCANCES" con Lic.Marisol Flores y el Normalista Aldo Santos Jóvenes del Movimiento de los Trabajadores Socialistas MTS
18 ENERO: "#Gasolinazo y Reforma Energética": El subsidio de la sociedad a la oligarquía. con Dr Alejandro Álvarez Bejar UNAM-FE y Silvia Ramos UNTYPP

11 ENERO: "La Revolución Bolivariana: desafíos y logros" mucho que apreder en México con diplomáticos de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela: Oscar Upigui Flores Ministro Consejero, encargado de asuntos políticos y Sair Ramses Sira Méndez, encargado de asuntos Multilaterales.
04 ENERO:
Reunión para programación de actividades 2017, reflexionar sobre los #Gasolinazos y las #Reformas Estructurales mientras compartimos café y Rosca de Reyes


¿NO PUDISTE ASISTIR?, ¡Ve Aqui los videos, bajalos y comparte!
en Youtube: https://www.youtube.com/user/brujulametropolitana/videos

CITA MIERCOLES: Miercoles en ALVARO OBREGON 182, Centro Cultural Artesanal. METROBUS ALVARO OBREGON, COL. ROMA
19.00HRS ENTRADA LIBRE
¡SOLO FALTAS TU! INVITA A TUS AMIGOS ¡TE ESPERAMOS!
Encuentra aquí todos los videos y siguenos en YOUTUBE: https://www.youtube.com/user/brujulametropolitana/videos


Twitter:
http://twitter.brujuleando

Puedes escuchar y difundir los audios y videos de BRUJULA METROPOLITANA

Licencia Creative Commons Las Conferencias de Brujula Metropolitana se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported. Basada en una obra en brujulametropolitana.com. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://brujulametropolitana.com/.
Ve estos videos: http://winnytv.rutube.ru/